viernes, febrero 17, 2006

Un cura con añoranza de palio

Tenemos el triste privilegio en nuestra Comunidad de contar con algunos de los exponentes más representativos de las añoranzas por el antiguo regimen dictatorial que, de vez en cuando, se manifiestan como invocados por la ouija y dejan su huella, cuando no un vao de naftalina histórica desprendido de sus palabras. El último, hasta la fecha, ha sido el cura Gironés. Jubilado, pero en perfecto uso de sus facultades mentales y físicas, sin duda debido a los escasos esfuerzos que tiene pinta de haber hecho a lo largo de su dilatada trayectoria como consejero espiritual, asesor matrimonial y confesor de quién sabe cuantas mujeres, parejas y hombres. Y ahí es donde radica la importancia de las barbaridades que este casto varón ha reproducido en una publicación del Arzobispado de Valencia, en su trayectoria, más que en la última de sus perlas literarias.
Algunos se han apresurado a decir que está jubilado, como si eso le eximiera de ser un cafre sea a la edad que sea. Eso es un consuelo, porque al menos no está en activo dentro del confesionario. Pero si pensamos los años que ha estado en activo aconsejando, después de escuchar confesiones, y diciendo aquello de: "resiganción y paciencia hermana, lo importante es no dar escándalos y dedicarse a la crianza de la prole..." cada vez que una mujer le ha contado un mal trato, podemos imaginar la cantidad de mentes que ha torturado, y la de personas que han debido morirse hechas una desgracia creyendo que la buenaventura le acompañaba por padecer y que padeciendo se ganaría el cielo en vida. Y si hubiera sido sólo él, la cuestión, siendo grave tendría un pase, pero uno, puestos a imaginar, piensa en cuantos más como el cura Gironés han praticado esa escuela, con el visto bueno de la Jerarquía Ecelesiástica, a lo largo de los tiempos y, no sólo te entra un escalofrío, sino que llegas a enlazar algunas conductas maltratadoras actuales con la escuela paterna vivida, y con los sabios y eclesiales consejos recibidos y se te nubla la vista.
El Arzobispado de Valencia que, como la mayoría, vive los tiempos con un retraso inadmisible, ha reaccionado con lentitud, pero al menos ha condenado la acción del cura, del que están apareciendo más escritos igual de brutales, y ha abierto un expediente que, a buen seguro, cerrará en cuanto amanie el temporal.
Desde el optimismo que anima casi todas las facetas de mi vida, quiero consolarme pensando que si este intolerable acontecimiento ha servido para que algo se mueva en la jerarquía eclesiástica, siquiera sea para mover unos segundos hacia delante el segundero del reloj de su historia particular, casi ha valido la pena que el sr. cura se manifestara así de anacrónico. Si la Iglesia ha de ponerse a la altura de los tiempos, tienen que ser los fieles los que la empujen a ello, porque ellos, a diferencia de su jeraquía, tienen esposas, maridos, hijos e hijas y algunos incluso amantes, y saben todo eso los complejo que es vivirlo cuando no se tapa con una sotana, o no se somenten a un voto de castidad/autorepresión, algunas de las necesidades fisiológicas más evidentes, que la naturaleza ha descargado sobre los seres humanos para que las alaivien llegado el caso, bien sea en su vertiente reproductora, bien en la meramente placentera, a la que no está escrito en ningún lugar que los seres humanos deban renunciar "per se", ni siquiera para ganar un cielo que los ricos, sin renunciar a nada, ya se han montado en la Tierra a pesar de no gozar de las bienaventuranzas de los pobres. Y es que tanta sombra de palio, dejó demasiadas mentes sin madurar por el sol. Digo yo, claro.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bien compañero, estamos en sintonía. Me parece que es una suerte que de vez en cuando a la Iglesia Católica y Cia. les salga un cura "tan suelto" que se les destape y se vaya de la lengua, así resultan más evidentes sus malevolas señas de identidad.

Por cierto, aviso a navegantes...Si tiene plumas de pato, pico de pato, patas de pato y reza el rosario, sera que es un pato, católico, pero pato.

besos, Jun

Anónimo dijo...

Ahí te quiero ver. Hace días que algunos esperábamos un comentario tuyo en este tema. últimamente te estás relajando un poquito y no puedes hacernos esto
Ramón

Anónimo dijo...

Para tí puede ser un consuelo que esté jubilado; sin duda se puede mirar así. El problema es que todavía quedan muchos curas de esa forma de entender la religión y muchos que satisfacen las represiones haciendo lo contrario de lo que profesan dentro y fuera del confesinario. Te podría contar mis tiempos de monaguillo cuando el actual Obispo de Segorbe era sacerdote,pero me da mucho apuro hacerlo aquí. Puedes imaginarte lo que no puedo contar, a poco que pienses ligeramente. En fin, nada más. Prefiero contenerme. Me alegro que los que podeis escribais lo que otros pensamos
Un saludo
Un ex-monaguillo casado

Enrique Castro dijo...

Un excelente post Andrés.

La iglesia lamentablemente ha sido amparo de personas, que ejerciendo el cuestionable oficio de religioso, en realidad ocultaban personalidades siniestras y enfermas. Hay muchos casos como el que citas ( demasiados) y sin embargo siempre la doctrina de la Iglesia ha sido proclive al silencio.

Y como contraste, mira tu los medios audiovisuales de la misma iglesia católica a lo que se dedican...Difamar, mentir y amparar a autenticos fascistas de la comunicación.

Anónimo dijo...

Tanto Andrés como Enrique Castro habeis puesto el dedo en llaga. Las represiones y las falsas conductas en una buena parte de los oficiantes de la Iglesia Católica son más abundantes y peligrosas de lo que cabe pensar. Yo también fui monaguillo de un destacado jerarca. Estaba ya seis años casado cuando me atreví a contar a mi mujer cosas que viví.
Especialmente la gran culapibillidad con la que algunos curas viven su homosexualidad , les convierte en personas desequilibradas que exigen en los demás comportamientos que ellos no pueden sostener jamás por antinaturales y sicológicamente perniciosos. Aprovechar la Biblia para refugiar la cobardía de no reconocerse como uno es ocasiona tremendos perjuicios a personas que buscan, en la religión y sus consejeros, solución a sus problemas morales o simplemente a la inadmisible realidad de la muerte. Es hora de establecer un debate social al respecto y de que el Gobierno resuelva los privilegios que supone el Concordato. Ya está bien de colaborar con eso desde el dinero de todos.
Jesús Gómez

Anónimo dijo...

Todos los curas no son iguales ¿O es que todos los políticos sois iguales? Generalizar no es bueno y la Iglesia es muy plural.
Elena Carrasco

Anónimo dijo...

El problema Elena es que lo que dicen Andrés, Enrique, y lo que insinúan otros comentarios es que en la Iglesia el problema de la doble moral está muy generalizado. Demasiados silencios, demsiado voto de obediencia, para poder sostener el de castidad como una realidad. El Siglo XXI está destinado a levantar la hipocresía que las sotanas tapan.Que no es otra que el celibato para consolidar herencias y patrimonio, y lo que en otras épocas eran considerados como vicios y desviaciones: el sexo y todas sus derivadas.
No conozco de Perelló más que su blog, peo me gustaría que viniera por aquí, Málaga, y nos expusiera alguno de sus pensamientos. Tampoco todos los socialsitas son iguales. Estoy seguro que Bono o Paco Vazquez, que acaba de culmniar su máxima aspiración: estar sin disumulos a las ordenes de quien lo ha estado siempre, El Vaticano, no piensan lo mismo que Perelló sobre la Iglesia y los curas. Pero desde luego si alguno se mantiene fiel a los principios de laicidad que inspiran a la izquierda y al socialismo ese es Perelló, no los otros dos. Enrique Castro también es socialista y comparte esa visión con él. Confío en que en su partido estén en mayoría, para lo otro ya está el PP, la Conferencia Episcopal y como dice Castro, todos los fascistas amparados en sus medios audiovisuales. la COPE, sin ir más lejos.
No te rindas Perelló. Muchos fuera de tu partido también pensamos como tú.
Esteban Ruiz

Anónimo dijo...

Para acabar con gente tan rancia y reaccionaria como este maldito cura deberíamos empezar por cambiar el chip que tienen algunas mujeres... La semana pasada oí una tertulia radiofónica de mujeres, en ella defendían la lucha de clases y denunciaban la discriminación que hoy todavía sufre la mujer en el trabajo... después cambiaron de tema y salió el tema de la caricaturas de Mahoma y el lío tan tremendo que se ha montado por ello...pero... dejaron de hablar porque no se consideraban lo "suficientemente inteligentes para hablar de ello, pues el problema es muy delicado"... "mi marido me ha dicho que esto es muy grave y no lo entiendo"... contra esto las mujeres no podemos luchar y si encima sale algún enegúmeno y encima cura diciendo y escribiendo las lindezas que hemos visto... yo lo quiero denunciar. Dime como.
Mila

Anónimo dijo...

Lo primero qu has de hacer Mila es ir al Arzobispado a apostatar. yo fui y no me pusieron más que problemas. Si nos presentaramos allí doscientas mujeres un día el Arzobispo se lo haría mirar. Luego dicen que hay crisis de vocaciones.
Hasta que no se ha visto en la prensa no ha tomado medidas y el curita en cuestión lleva media vida publicando bazofias de ese tipo, que ha sido distribuidas entre las creyentes de buena voluntad y gran ignorancia.
Por cierto, el post buenisimo Perelló, que no pare. Y que les den.
Un Beso a todos y todas.
Carmen Martinez

Andrés Perelló dijo...

Hay que ver como os motivais cuando hablamos de los curas y de la Iglesia. A algunos se os nota un cierto empirismo en vuestras palabras. Me refiero a los dos ex-monaguillos que dicen poco pero casi se les entiende todo. Especialmene al que se refiere al Obispo de Segorbe lo comprendo muy bien. Ese señor ha demostrado su afición a derrochar perdiendo en bolsa el dinero de la feligresía, y no se ha recatado jamás de evidenciar sus pensamientos más retrógrados y sus tics fascistoides. Lo que el ex-monaguillo insinúa tuve ocasión de oirlo de primera mano en boca de uno de sus sufridos protagonistas. Lo dejo ahí.
Lo que ha quedado bien patente con vuestros comentarios es que hace falta un debate social profundo respecto al papel del clero, su situación, la financiación de la Iglesia y todo aquello que se refeire a la afectación social producida por algunas conductas eclesiásticas. Algún día, supongo, esta sociedad se sentirá en condiciones de llevarlo a cabo. A ver si mis compañeros de la Red de Blogs Socialistas, que saben más que yo de estas mecáncias, se atreven a montarlo. Oído Enrique.
Gracias a todos y un Saludo.
Andrés

fred dijo...

un elemento decisivo a la hora de juzgar o definir la iglesia española hoy en día: http://www.lamanana.com.es/index.php?/lamanana/escuchar/monsenor_antonio_canizares/
entrevista de Jimenez Losantos a un patético empleado de la multinacional "Iglesia Católica" alabando al Presidente de su empresa,exaltando épocas oscuras,metiéndose torpemente en política...Si,es tiempo de reducir la financiación de la iglesia y negar al clero su alto grado de implicación en la vida pública.

fred dijo...

http://www.lamanana.com.es/index.php?/lamanana/escuchar/monsenor_antonio_canizares/